Responden a Corea del Norte

Responden a Corea del Norte

Estados Unidos y Corea del Sur llevaron a cabo el lunes ejercicios militares conjuntos a gran escala, a pesar de los pedidos de refrenar las tensiones por parte de Rusia y China y de las advertencias de Corea del Norte en torno al potencial de una "guerra nuclear" en la región. La agencia surcoreana Yonhap informó de que la misión del avión norteamericano forma parte de las maniobras conjuntas entre EE.UU. y Corea del Sur Vigilant Ace 18.

Las maniobras, que involucran a más de 230 aviones y unos 12,000 efectivos, como el F-22 o el F-35, y dos bombarderos estratégicos B-1B, concluirán el próximo 8 de diciembre.

Los comentarios sobre el mandatario estadounidense son muy fuertes, aunque no nuevos, teniendo en cuenta que recuerdan a los utilizados el mes pasado por el Rodong Sinmun, órgano oficial del Partido de los Trabajadores, que sostenía que Trump había mostrado "sus colores reales como viejo lunático, delincuente y desperdicio humano", durante su visita a la península coreana en noviembre pasado.

El bombardero estratégico estuvo acompañado por dos cazas furtivos estadounidenses F-22 Raptor.

La reunión de alto nivel sobre las cuestiones norcoreanas, la segunda de su tipo, tiene por fin discutir las contramedidas coordinadas contra la reciente provocación con misil del Norte y profundizar la cooperación contra sus continuas ambiciones nucleares.

El senador republicano Lindsey Graham exhortó el domingo al Pentágono a que empiece a trasladar a familiares de militares estadounidenses desplegados en Corea del Sur, como esposos e hijos, ya que el conflicto con Corea del Norte se estaría acercando.

El ministerio norcoreano de Relaciones Exteriores acusó el sábado a la administración de Donald Trump de "querer la guerra nuclear a cualquier precio" con este simulacro aéreo. Por su naturaleza y dimensión, tales maniobras se consideran "sin precedentes". El funcionario analizará en Pyongyang "temas de interés y preocupaciones mutuas". Sería el Hwasong-15 que cayó en aguas de Japón y que, según los expertos, podría tener un alcance de 13.000 kilómetros, un dato que podría poner a Estados Unidos en la mira de Pyongyang.

Artigos relacionados